Puertas cerradas en Estados Unidos (+ video)

La Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos prohíbe la creación de cualquier ley que impida la libertad de culto, dando cabida a la práctica autónoma de las creencias religiosas.

¿Cómo burla un gobierno, que alardea de tener un sistema político impecable, los preceptos de su Carta Magna? ¿Cómo se pasa a ser de un supuesto país inclusivo que no distingue  entre razas y credos a convertirse en terreno prohibido para más de 160 millones de personas?

La Corte Suprema de EE.UU aprobó este 4 de diciembre la aplicación del veto migratorio de Trump, donde se establecen restricciones de viajes al país norteamericano para seis naciones de mayoría musulmana (Chad, Iran, Siria, Libia, Yemen y Somalia), además de Corea del Norte y Venezuela, este último con restricciones solo para algunos funcionarios gubernamentales y sus familias.

Donald Trump celebró este dictamen alegando que constituía una “clara victoria” para la seguridad nacional ya que “permite que se torne efectiva en parte la suspensión de los viajes para seis países inclinados al terrorismo y la suspensión a los refugiados”, sentenció el Presidente en un comunicado.

Según Russia Today “las restricciones de entrada a EE.UU. fueron levantadas para Sudán, país que se encontraba en la versión anterior del veto. Los funcionarios estadounidenses explicaron que ese país estaba cooperando en el monitoreo de seguridad y el intercambio de información con el gobierno de EE.UU.”

Esta versión actual del veto será sometida el próximo año a un debate donde podrán esgrimirse argumentos a favor o en contra en una corte federal de apelaciones.

¿Por qué el país suramericano figura en la lista?  Según la orden de Trump “su Gobierno [el venezolano] no coopera en verificar si sus ciudadanos representan amenazas para la seguridad nacional o la seguridad pública”.

Con muros que separan, deportaciones que aíslan y ahora viajes negados, Estados Unidos vuelve a los tiempos de la doctrina Monroe cuando se idealizaba a “América para los Americanos.” Quizás al norte del Río Bravo se desencadenen reclamos populares para exigir los lazos familiares y culturales que un político no puede romper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *