Para recordar a un hombre hecho verdades

Fidel Castro Ruz, un hombre que conjugó verbos revolucionarios como crear, vencer, unir y trascender, para cambiar la vida de los cubanos.

fundar, una de sus palabras favoritas, cambió el contexto en Cuba desde 1959 y hoy es realidad en innumerables proyectos sociales.

Él, un mito para muchos en el mundo, es verdad hecha patria para los que habitamos esta isla del Caribe.

Por esas y muchas razones en Ciego de Ávila se recordó e hizo presente, como aquel guerrillero intelectual de siempre, que hace 61 años zarpó en el yate Granma y el 25 de noviembre del pasado año lo hizo hacia la inmortalidad.

Una velada cultural, que contó la presencia del Héroe de la República de Cuba y Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, hizo a Fidel, verdad que no muere.

El arte se convirtió en expresión auténtica para agradecer la obra revolucionaria de quien supo sacrificar su existencia humana para el bienestar de los de su patria y del mundo.

La oralidad de los actores Germán Jones y Roberto Castillo, las interpretaciones de las solistas Oristela Pérez Betanzos y Patricia, y de la agrupación Corávila se unieron la destreza danzaria de los alumnos de la Escuela Elemental de Arte Ñola Sahing Saínz, para reafirmar que es la cultura ese baluarte necesario que tanto defendiera Fidel.

Así es como mejor puede recordarse a este gran hombre: hecho arte en el corazón de los cubanos, transparente y profundo a la vez, eterno y combativo, conjugando verbos revolucionarios, como lo ha hecho siempre, y convertido en leyenda de la historia.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *