Resaltan campesinos el legado de Fidel en el desarrollo agrícola de Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Los campesinos avileños patentizaron el legado de Fidel en la sostenibilidad de la agricultura, ideas vitales para impulsar la actual recuperación, luego del paso del huracán Irma, cuando se implementan las premisas agroecológicas para impulsar la productividad con la preservación de los suelos.

Lo anterior se conoció durante el recorrido realizado por representantes de organizaciones campesinas, indígenas y de escuelas especializadas, que participaron en el Sexto Evento Internacional de Agroecología, Agricultura Sostenible y Cooperativismo, donde corroboraron el avance logrado en fincas de los municipios de Baraguá, Ciro Redondo y Majagua.

Esos delegados intercambiaron con productores y directivos de cooperativas en las que se aplican las prácticas agroecológicas y conocieron del trabajo conjunto Agricultura-Anap, así como las políticas instrumentadas en Cuba para fortalecer el trabajo con los campesinos, como las Cooperativas de Créditos y Servicios Patricio Sierra Alta y Reinaldo Maning, además de Cooperativa de Producción Agropecuaria Paquito González.

Julian Pérez Cassarino, profesor de la Universidad Federal de la Frontera Sur en Brasil, acotó que Cuba tiene una de las experiencia de mayor escala en la agroecología que por lo menos él ha conocido en Latinoamérica, porque se ha conseguido articular las prácticas agroecológicas con un movimiento social muy bien organizado, estructura y que consigue difundir las tecnologías, que pone a los campesinos como actores.

“Sabemos que eso  no se logra de un momento para otro, aquí existe un precedente teórico y como me han explicado, sobresale el pensamiento de Fidel Castro, que promovió un desarrollo agrario en las diferentes estructuras de la economía cubana, hoy los países del Tercer Mundo necesitan de este reflejo para reconquistarse”.

Eduardo Santamaría Salguero, campesino de El Salvador, compartió con los presentes que toda su vida de agricultor es una lucha constante contra los agroquímicos en las fincas aledañas a la suya, porque en su país no existe una política proteccionista para enfrentar ese fenómeno y se va admirado por el progreso del campesinado cubano y con nuevos ánimos para continuar la batalla.

Una de las premisas destacada en el intercambio es el carácter solidario y humanista de la Revolución Cubana, lo cual se manifiesta también en las atenciones recibidas en los encuentros sostenidos con los campesinos en los sitios visitados, en los cuales apreciaron resultados en la conservación y uso de los suelos, técnicas aplicadas a los cultivos, así como lo relacionado con la protección del medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =