Reverencia a los educadores avileños deportivos desde el arte

La jornada dedicada a los educadores cubanos une al deporte y la cultura en el propósito de agasajar a quienes llevan la vocación de maestros en el alma.

Los niños del equipo Los Tigrecitos llegaron hasta la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) para rendir tributo a sus entrenadores.

El punto cubano, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, y el repentismo fueron el regalo que estos pequeñines le hicieron a sus profesores.

El Conjunto Artístico Infantil “Andrés Avellé” llenó el patio de la UNEAC de tonadas e improvisaciones dedicadas al magisterio y al béisbol avileño.

De esta manera también agradecieron a sus padres y madres que se han convertido en entrenadores de su afición.

En gesto de agradecimiento eterno los familiares de Los Tigrecitos expresaron su alegría por contar con la oportunidad de que sus hijos se inicien desde pequeños en el difícil arte deportivo del béisbol.

Tonadas, repentismo y punto cubano, un regalo oportuno para los educadores del béisbol infantil avileño, que ya hace sentir la seguridad del futuro de la pelota en la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *