Revuelo de Gaviota

Más que volar desde allí, vienen en vuelo, cada día, hacia ella. Sucede con cubanos y con visitantes extranjeros.

Unos compran el souvenir que llevarán a casa, a modo de recuerdo o de obsequio para el familiar, para el amigo que esta vez no pudo venir a Los Jardines del Rey.

Otros, sencillamente recorren áreas, dejan inscrito su nombre sobre una pared, al estilo de La Bodeguita del Medio (allá en la capital cubana), se sientan a degustar una cerveza o a fumar uno de esos habanos que tanto prestigio tienen, más allá de nuestras fronteras.

Así vi, hace poco, al Centro Comercial La Gaviota, en Cayo Coco.
Así intentan reproducirlo estas imágenes, captadas a vuelo de tiempo contra el reloj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *