Sala de cardiología avileña con la impronta de Fidel

Varios son los momentos que el pueblo avileño recuerda de estancias del Comandante en Jefe Fidel Castro en Ciego de Ávila y, sin dudas, uno de los más significativos fue la inauguración de la sala de Cardiología en el Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola.

En el 2002 el territorio fue sede del acto central por la efeméride del 26 de julio y en  esa conmemoración se abrió la sala con la presencia del propio Fidel, vivencia que permanece en la memoria de los que allí estuvieron.

El Doctor Roberto Melo Sánchez fue uno de los que en aquella ocasión tuvo el privilegio de conocerlo y dialogar con él para presentarle todo lo que se había hecho en pos de iniciar el funcionamiento de la sala, según refirió en diálogo con la ACN.

“Al Comandante se le presentó un proyecto para constituir redes de cardiología en las zonas occidental, central y oriental de la Isla, idea que acogió con beneplácito y apoyó considerablemente desde el punto de vista logístico y monetario, así como también la iniciativa de que en cada provincia se comenzaran a instalar centros de diagnóstico y tratamiento.

“En un tiempo aproximado de un año se creó la infraestructura en el área que actualmente ocupa el servicio, que otrora estaba destinada a ingresos de urología y otras especialidades.

“Luego de las cuestiones constructivas, de las que él siempre estuvo al tanto, tuvimos que ocuparnos de los equipamientos que en aquella fecha, como ahora, eran muy costosos, comentó el especialista.

“Inicialmente la dotación de camas era pequeña, con solo seis pacientes ingresados y algunos equipos que se instalaron fueron de producción nacional, confeccionados en el Centro de Desarrollo de Investigaciones Digitales y otros que se adquirieron en el extranjero.

Todo eso lo pudo constatar el líder histórico de la Revolución Cubana cuando, después del acto por el aniversario del asalto a los  cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, hizo acto de presencia en la sala.”

El galeno recuerda que en aquella ocasión el primer departamento que Fidel pudo ver resultó el de ecocardiografía: “El estaba pendiente del precio del equipo, pues pudo comparar lo que costaba hacía años atrás y en ese momento.

“Ese día compartimos con él sobre la labor del Cardiocentro de Villa Clara, pues tenía conocimiento de la cantidad de operaciones realizadas allí, y luego hicimos un recorrido por la sala; entre lo primero que quiso ver estuvo el área de los trabajadores, se preocupó por las condiciones que tenían para laborar y para su estancia en las guardias y en el ajetreo diario.

“Dialogó con los pacientes, siempre en un tono muy cordial y preguntando por cada detalle que permitiría un inicio óptimo del servicio.”

A 15 años de aquella apertura magistral, la sala de Cardiología apuesta por mejorar la atención, para ello ya se cuenta con 14 camas de ingreso y después de un período de carencias de personal calificado, en los últimos tiempos ya hay una recuperación y se han graduado más especialistas.

Próximamente se inaugurará el servicio de rehabilitación, que ha ampliado su proyección, y se trabaja por lograr la
incorporación del implante de marcapasos y en labores constructivas para remodelar los locales, refirió Melo Sánchez.

“Pero nuestro mayor compromiso en todos estos años, y para honrar la memoria de Fidel, pues fue algo que siempre tuvo muy presente, lograr un mayor acercamiento del servicio a la población y por eso nos esforzamos cada día.”    (Por Lisandra López Pérez , ACN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *