Se abastece de tomate industria conservera de Ciego de Ávila

Selección del tomate en la nueva línea procesadora del combinado industrial de cítricos y frutales de Ceballos, en Ciego de Ávila.

El combinado de Ciego de Ávila, el mayor del sector agropecuario en Cuba, se abastece de tomate con vistas a comenzar en los próximos días su campaña de producción de pasta, puré y Vita Nova, alimento muy necesario para el mercado local y el turismo.
Labriegos de los 10 municipios tributan el vegetal a la fábrica de Ceballos para aprovechar su moderna tecnología, además de pequeñas unidades y otros centros disponibles, pues el compromiso de la provincia es enlatar 30 mil toneladas desde ahora hasta el mes de mayo, aparte de unas 20 mil para la venta a la población como tomate fresco.
La cifra general a moler es apreciable, entre tanto la superficie sembrada llegó a más de dos mil 500 hectáreas, aunque las lluvias y la humedad en los suelos afectaron los campos, hubo que repetir plantaciones y, por ende, se redujeron los rendimientos.
De todas formas, la campaña tomatera aquí es la mayor de los últimos tiempos, en cuatro empresas estatales y un centenar de cooperativas campesinas, expresó a la ACN el ingeniero Pedro Díaz González, director de los Cultivos Varios en la Delegación Provincial de la Agricultura.
Aunque el clima ha dañado esa y otras labranzas, la cosecha avileña es una de las más altas del país, la cual significa una contribución a la balanza de pago de la mayor de las Antillas para dejar de ser un importador neto de alimentos y disminuir la alta dependencia del financiamiento que hoy se cubre con los ingresos de otros sectores, según los especialistas.
Algunos productores consideran que sería menos perjudicial para el bolsillo de las personas que los recipientes fueran de menor tamaño, ya que no es lo mismo uno de 22 pesos cubanos que una lata de 3,2 litros, la cual puede llegar a 110 pesos o más la unidad, de acuerdo con el tipo de conserva fabricado.
En el municipio de Majagua existen campesinos que obtienen rendimientos de hasta 15 toneladas por hectárea con técnicas altas, según la variedad, los recursos disponibles, la situación del clima y el empleo eficiente de sanidad vegetal, indicaron funcionarios del sector cooperativo y campesino.
Son varias las plagas y enfermedades que atacan esta hortaliza, entre ellas, la araña roja, pulgón, trips, minadores de hojas, orugas, gusanos y nemátodos; además de otros males como ceniza, podredumbre gris y blanca, damping-off, bacterias y virus.

Tomado de ACN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *