Sobrecumple Fábrica de Conservas de Florencia

Como parte de la estrategia trazada en la provincia para garantizar capacidad de molienda en la recién finalizada campaña de tomate, la cual marcharía sin el apoyo de la Fábrica de Majagua por estar sometida a labores de remodelación, la Fábrica de Conservas de Florencia vio ascender su plan de 500 toneladas (t) de tomate a moler a 1200.

Contrario a cualquier pronóstico, molió 2003 t que convertidas en puré, con una concentración de entre el 10 y el 12 por ciento de pureza, permanecerán almacenadas para la elaboración, a lo largo del año, de insumos y derivados.

La fábrica mantuvo la eficiencia por encima del 100 por ciento y logró un ahorro de 107 t, lo cual confirma que aún con tecnología de la década del ’40 del siglo pasado mantiene vitalidad.

Marlenis Pérez, especialista de Procesos Tecnológicos, explicó que las producciones fundamentales de la entidad son el tomate frito, triturado, y la salsa Vita Nouva. Además, emplean la col, el pimiento, el tomate verde, el frijol, la frutabomba y la guayaba, variedades que se contratan con los campesinos a través de las formas productivas.

Como particularidad, son los únicos del país que trabajan el pimiento morrón, que se almacena pelado en una disolución de hidróxido de sodio, y resulta, junto al tamal en lata, una de las producciones a rescatar.

Con 96 trabajadores en la nómina, en tiempo de cosecha se implementan dos turnos, y se insiste en la preparación. Muestra de ello es Victoria Zenaida Lorenzo, que con 37 años de experiencia en el sector y retirada, decidió reincorporarse y habla con precisión de revisar las frutas y los granos, y de cumplir las medidas de protección.

En el año 2017 Ciego de Ávila procesó unas 20 000 t de tomates y en la presente campaña el propósito cifró expectativas en 32 000.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *