Sobresale organopónico de Morón como el más eficiente de la provincia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

El organopónico semiprotegido Patria Dos en Ciego de Ávila logra sobrecumplir los 15 kilogramos por metro cuadrado normado para ese tipo de organización agrícola, pero trasciende como ejemplo porque sus más de 90 canteros son atendidos por un solo trabajador, que lo mantiene en producción durante todo el año, a pesar de la carencia de agua.

Para conocer la versatilidad de este hombre, más conocido en Morón por Coco, es necesario adentrarse en sus plantaciones que le roban todo el tiempo, incluso la pasión de su vida, pero lo cierto que durante el pasado año vendió más de 80 mil pesos por las recolecciones de sus canteros.

“Es verdad que exige mucho tiempo, pero la fórmula es trabajar y trabajar. Recuerdo que tres años atrás cuando el organopónico estaba perdido por las hierbas, lo solicité para trabajarlo solo, muchos no creyeron en mí, pues aquí laboraban 9 compañeros y esto no avanzó”, aseguró Julio de Armas Castillo (Coco), trabajador de la Unidad Empresarial de Base Granja Urbana Morón.

Casi el 90 % de sus cosechas están destinadas a los centros priorizados del municipio y al sobrepasar los 15 kilogramos por metro cuadrado, a veces se entorpece el flujo continuo de las ventas, que permita el ciclo de rotación de las tierras con el tratamiento agroecológico acostumbrado allí, a través de lombricultura y residuos de cosecha.

“Este año tuve algunos tropiezos en la comercialización porque uno realiza la siembra programada, pero como el clima es tan cambiante no se puede predecir los resultados y así ocurrió con el Pimiento, el cual registró una estupenda floración y luego la misma cantidad de los frutos, de los cuales el 30 % no se pudieron vender”.

Durante el presente año Julio de Armas tiene el compromiso de entregar más de mil quintales de vegetales, hortalizas y condimentos frescos para mantenerse como el ejemplo más acertado de los organopónicos avileños, porque según su experiencia hay que sembrar todo el año, pues para el fomento de los vegetales ya no se puede contar con los cada vez más corto inviernos en Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − uno =