Tarea Vida cobra fuerza en Ciego de Ávila

El programa gubernamental cubano Tarea Vida cobra fuerzas en Ciego de Ávila con la ejecución de acciones este 2018 relacionadas con el cuidado de sus ecosistemas costeros donde habitan especies de la flora y la fauna, endémicas locales y nacionales.

Como parte de este proyecto están las labores de recuperación del sector playa Larga, en cayo Coco, en el polo turístico Jardines del Rey, con el vertimiento de 267 mil metros cúbicos de arena en 2.5 kilómetros, afectados por la erosión.

Rafael Pérez Carmenate, delegado del CITMA en el territorio avileño, informó que el frente de playa del Hotel Iberostar Pilar, con categoría de Cinco Estrellas, recibió mejoras con ese depósito de arena, lo cual le dio más calidad al producto turístico que allí se ofrece.

Pérez Carmenate detalló en conferencia de prensa que como la instalación cuenta con plataformas que hacen función de pasarelas para el traslado de los turistas hacia el mar o la exposición solar, el objetivo era crearle una especie de duna de cinco mil metros cuadrados.

De igual manera se continúa con los monitoreos en 17 playas, ubicadas en los cayos Coco, Guillermo, Paredón Grande y Antón Chico; el montaje de retenedores de arena y siembra de vegetación autóctona de la costa norte avileña, explicó Pérez Carmenate.

En estos primeros cinco meses del año se trabajó en el mantenimiento de las compuertas y partes metálicas del dique Chicola, canal que ayuda a mantener las condiciones en la Laguna de la Leche, el acuatorio natural de agua dulce más grande de Cuba.

Los avileños acometen, también, la reparación capital del dique Estero Socorro, obra hidrotécnica insertada en el Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila, de 23 kilómetros de longitud, cuya función principal es proteger el entorno en una zona que se extiende desde la playa La Tinaja, al este de la Isla de Turiguanó, hasta los alrededores de la Loma de Cunagua.

Esas labores comprenden la elevación del dique hasta 0.80 metros sobre el nivel del mar, el alistamiento de 14 pases ecológicos y un aliviadero automático con el objetivo de evitar el rápido escurrimiento de las aguas superficiales hacia el mar.

El presupuesto para estas y otras prioridades durante el 2018 es de más de 25 millones de pesos, lo cual evidencia el interés del Estado cubano en contrarrestar los efectos del cambio climático, considerado uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en estos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *