Un tesoro inigualable, Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila

El cuidado de los ecosistemas garantiza el desarrollo de un turismo sostenible en Jardines del Rey

Esta área protegida posee una extensión de 226 mil 875 hectáreas, que cubren parte de los municipios de Morón, Chambas, Bolivia y Primero de Enero.

En ella aparecen paisajes de una belleza natural inigualable como la Loma de Cunagua, el archipiélago Jardines del Rey y las lagunas naturales La Redonda y La Leche, esta última costera de tipo albufera, única del país.

La flora representada en esos dominios abarca unas 82 familias, 225 géneros, 344 especies y 48 plantas endémicas, de las cuales 10 aparecen reportadas en el catálogo de plantas cubanas amenazadas o extinguidas.

Formaciones vegetales presentes en este humedal, como los manglares, proveen hábitat y espacios de reproducción a enorme cantidad de aves y peces en tanto la rica plataforma marina abastece abundantes recursos a los pescadores y su belleza se explota en actividades subacuáticas como el buceo.

El papel de este tipo de bosque costero para minimizar los efectos del cambio climático reside en constituirse en una barrera natural contra la erosión costera y eólica ante huracanes, fijar el dióxido de carbono y otros contaminantes, inmovilizar grandes cantidades de sedimentos ricos en materia orgánica y purificar las aguas.

Además, el GHNC  representa un reservorio importante para gran variedad de animales ya que en esa zona conviven 251 especies de vertebrados terrestres, de los cuales nueve son anfibios, siete de ellos con un grado de endemismo.

Habitan el sitio 28 reptiles, 21 de ellos propios del lugar, tres en peligro de extinción; 202 aves, de ellas 116 son migratorias, 38 con poblaciones raras; 85 son especies residentes, de ellas 28 endémicas y 15 en peligro; 12 especies de mamíferos, de las cuales dos son endémicas.

Pájaros acuáticos como los flamencos comunes y de cormoranes orejudos, junto a otros plumíferos como la anhinga americana y la yaguasa de pico negro, le otorgan colorido y distinción al sitio Ramsar.

En el GHNC se encuentran la reserva ecológica Centro-Oeste de Cayo Coco y los refugios de fauna la loma San Judas de la Cunagua y El Venero, este último dedicado a la conservación de poblaciones de aves acuáticas y de la grulla cubana.

El Estado, consciente de los valores naturales, económicos y turísticos de este amplio ecosistema, aplica medidas a corto plazo en el contexto de la Tarea Vida como labores de recuperación de playas por causa de la erosión en los cayos Coco, Guillermo y Paredón Grande, y realiza obras hidrotécnicas al canal de Chicola y la presa Puente Largo.

(Por Alden Hernández Díaz, ACN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *