Una mano lava la otra y las dos…(+Video)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
DONALD-TRUMP
DONALD TRUMP

Miami fue el escenario que escogió Donald Trump para anunciar las medidas de su administración hacia Cuba. El lugar perfecto para esgrimir los tradicionales argumentos que siempre fundamentaron a la política norteamericana contra el gobierno y pueblo cubano, durante  más de cinco décadas.

En la pequeña Habana tuvo el aplauso seguro y el respaldo de la   mafia cubano americana, que hasta entonces  estaba insegura del  impredecible presidente. Para él, era cuestión de honor, responder a  esa minoría, que siempre estuvo aleada al poder y con quienes tenía   una deuda.

¿Qué es lo nuevo?

Las medidas propuestas por Trump se refieren a:

  • Reducir las actividades económicas de Estados Unidos, incluidas las relacionadas con el turismo, con el conglomerado militar cubano Grupo de Administración Empresarial (Gaesa)
  • Permitir a los ciudadanos y entidades estadounidenses que desarrollen lazos económicos con el sector privado y emergente de Cuba
  • Reforzar las restricciones de viaje para los estadounidenses que quieran visitar la isla
  • Prohibir los viajes individuales de estadounidenses bajo la categoría “persona a persona” que había permitido el gobierno de Barack Obama.

En cambio, mantuvo los vuelos regulares y los cruceros a la isla, los cubanos radicados en EE.UU podrán seguir enviando remesas y visitar a sus familiares, y mantener el bloqueo económico impuesto hace más de 50 años.

La mayoría de los medios de prensa se refieren a una retórica en su discurso , como si TRUMP se estrenara con este método, cuando en realidad el líder de la Casa Blanca enfatiza su manera de hacer ,solo que cierra las puertas al diálogo  que inició Barack Obama y pone un punto y aparte a la diplomacia.

Donald Trump, continúa por la misma senda de Obama quien es un punto de referencia entre el antes y el después, pues él disfrazó su retórica con otra filosofía para la dominación económica de la isla, desde una mirada histórica, que de forma gradual y sutil lograría el objetivo del imperio sobre Cuba con nuevos mecanismos de la guerra fría, para trabar el desarrollo social y restringir la independencia económica de nuestro país, lo cual hasta hoy  es un fracaso para el gobierno norteamericano por la resistencia del pueblo cubano.

Los temas de su discurso volvieron a cuestionar la violación de los derechos humanos y la falta de libertad. Sus palabras manifestaron las políticas injerencistas y anexionistas, utilizada hace más de medio siglo para doblegar esta nación. Basta revisar los pronunciamientos de  los presidentes que le antecedieron, para encontrar enfoques comunes a las palabras de Trump respecto a la Mayor de las Antillas.

Si algo revirtió Trump fueron los avances en el tratamiento diplomático para la normalización de las relaciones, algo que quedó claro con su tono de hostilidad y presión.

Por lo demás, todo se mantiene igual, porque si algo es recurrente en  los unos y los otros es que persiguen una misma meta cambiar el sistema político, económico y social de Cuba, cada cual con su librito, en una lucha de poder donde una mano lava la otra y las dos lavan la cara.

Declaración del Gobierno de Cuba sobre la nueva política del Presidente Donald Trump

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 4 =