Por una vejez con calidad de vida

Ofelia y Ramón comparten más de seis décadas de vida matrimonial, pero ya su hogar   no es el único lugar donde pernoctan. Desde que decidieron insertarse en la Casa de Abuelos Celia Sánchez Manduley, de Ciego de Ávila, el contacto con otros contemporáneos y el trato de los profesionales que allí laboran los hizo mejorar su calidad de vida.

Ahora en el referido centro realizan ejercicios para ejercitar la memoria, y participan en actividades socialmente útiles y recreativas que los mantienen entretenidos y mucho más integrados a la sociedad.

Son 40 los ancianos que como ellos asisten a la tercera institución de su tipo en el país, dedicada especialmente a la atención de adultos mayores con deterioro cognitivo.

Mailín Naranjo, enfermera del centro, explica que son atendidos por un equipo multidisciplinario en el cual la enfermera y la asistente se mantienen a tiempo completo. Además, reciben interconsultas de cardiología, geriatría, fisiatría, entre otras especialidades, y asisten a actividades deportivas y culturales.

 

Con una sonrisa en los labios Nereida Rodríguez comenta que en su segunda casa tiene la posibilidad de compartir con personas de su edad y cómo gracias a eso tiene nuevos amigos para socializar y debatir sobre temas de interés.

Siempre hay quien, al principio, niega los beneficios de servicios como este. Por ejemplo, Armando Morales se rehusaba a salir de su casa y no le interesaba conocer lo que podía encontrar fuera de esta. Pero hoy está feliz y es con el dominó y el parchís con lo que amalgama sus jornadas; hasta de vez en cuando explota sus dones artísticos y toca la tumbadora.

Reinaldo Rodríguez alega sentirse como en su casa y se distrae mucho en los paseos a la ciudad; sobre todo, considera que tienen todas las condiciones que necesita un anciano de su edad para vivir con salud y en armonía.

Los adultos mayores en Cuba, a diferencia de otros países, poseen un respaldo legislativo que se materializa fundamentalmente en la seguridad social y la salud.   Yohanys Díaz Díaz, jefa del Programa del Adulto Mayor en esta central provincia avileña, alega que “es una prioridad la atención al adulto mayor en las instituciones, más allá de las 16 casas de abuelos certificadas y los 8 hogares de ancianos, donde tienen aseguradas la alimentación la salud y la recreación.

Díaz Díaz destaca cómo ya existe un mayor confort en estos centros, gracias al programa de inversiones que desde hace varios años da prioridad al cambio de mobiliario, carpintería, y pintura en esas instalaciones.

En Ciego de Ávila, cuando cerca del 20 por ciento de las personas pasan de los 60 años, continúan las acciones para enfrentar el envejecimiento poblacional con iniciativas comunitarias entre las cuales se distinguen los círculos de abuelos y actividades en los Jóvenes Clubes de Computación, para insertar a los más longevos de casa en las nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *