Vilma, una década después

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

De nuevo rosas blancas o claveles, amanecerán con ella esta mañana de junio, para homenajear con el silencio, con un verso, toda una vida llena de gloria.

Vilma Espín Guillois situó a las cubanas en un lugar cimero de la Patria, pues toda la obra de su vida revolucionaria quedó en la las gloriosas páginas de la historia de la patria.

Ella fue líder de todas las revoluciones que dentro de la Revolución Cubana se sucedieron: en el campo de la cultura, la educación, y en otras esferas de la vida social de nuestro país, pues su protagonismo en la lucha por los derechos de emancipación de la mujer, hacen de ella un pilar inquebrantable que prolonga su existencia más allá de la muerte.

Si algo engrandece su obra es la materialización de las leyes que en beneficio de nosotras y de la familia ella defendió hasta los últimos de sus días.

Por eso la evocación a la luchadora clandestina, a la guerrillera de la Sierra, a la eterna Secretaria de la FMC, a la a compañera leal de Raúl y a la madre ejemplar, será multiplicar su ejemplo desde lo que somos y lo que hacemos cada día.

Hoy nuestro mejor homenaje a Vilma es continuar la lucha por los derechos de todas, eliminar toda tipo de discriminación de género que aún persisten en la sociedad cubana, para validar así la obra que ella nos dejó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + cinco =