Actualizan Registro de Consumidores para garantizar distribución más equitativa de alimentos de la canasta básica

Desde 1991 está en vigor la Resolución 78 del Ministerio de Comercio Interior que establece que toda persona inscrita en su núcleo que sea recluida en centros penitenciarios o en hogares de ancianos, esté hospitalizada de manera permanente o resida en el extranjero por cualquier motivo más de tres meses tiene un plazo de entre 10 y sesenta días para causar baja de la libereta de ventas de productos normados. Una disposición que hasta hoy no siempre se ha cumplido, lo evidencia el hecho de que 15 mil de los de 437 mil consumidores registrados en la provincia ya no residen en el país, según datos de la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería de Ciego de Ávila.

Según la jefa de la Oficina del Registro de Consumidores el pasado 26 de noviembre llegó a estas unidades la indcación de que antes del 20 de diciembre debían ser dados de bajas estas personas, sin embargo, ya la mayoría de las libretas de abastecimiento del 2021 están elaboradas, y al empezar el nuevo año habría que volver a eliminar a estos consmiudores de sus núcleos. Las interminables colas se complejizan, debido a que en la mayoría de las oficinas laboran menos de siete trabajadores, en un proceso realizado de forma manual y que simultanean con otros trámites habituales como las altas del registro, el cierre del año y  la actualización de las dietas médicas.

Mientras corren falsos rumores de que los jefes de núcleos que no acudan en tiempo a las Oficinas del Registro de Consumidores para causar dichas bajas podrían ser penalizados con multas de hasta 5 mil pesos cubanos.

Si bien es cierto que muchas veces el malestar de unos y otros es consecuencia de la falta de rigor en la implementación de las normas instituidas, que el imapcto de querer hacer en unos días lo que en años no se hizo causa desconetento, amén de que no se justifica que muchos avileños actuaron al margen de la ley, este es un proceso necesario como parte de la reorganización del comercio minorista y de la Tarea Ordenamiento. Acciones que impactan pero que contrubuyen a hacer una distribución más equitativo de los alimentos de la canasta básica en circunstancias económicas complejas y cambiantes, que exijirán siempre el aporte y la colaboración de todos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *