El bienestar y la salud no se rifan

Sí, puede que hayan comenzado con los sorteos, esa práctica que invoca al destino para poder alcanzar el número u objeto de la suerte. De ser fallido el intento, estás sentenciado a no poseer el producto, no importa cual sea tu necesidad; y es que la rifa no cree en factores subjetivos, para ella solo es válido el resultado, y la necesidad que garantiza tu presencia, una y otra vez, “en el mismo juego”.

El creer en el azar se convirtió algo mal visto para los socialistas de todos los tiempos. En Cuba, fueron muchas las prácticas vedadas cuando triunfó la Revolución, conscientes que la prodigiosa mano o posición de algunos podían tirar por tierra el sacrificio y sudor de otros. Dicho esto, imaginemos lo que significa usar este método, en uno de los escenarios más complicados en la isla en el actual siglo, con una pandemia que azota y mata, y una crisis económica agravada con el cierre de fronteras y el recrudecimiento del bloqueo.

Dentro de las ausencias actuales, el tema medicamentos resalta como uno de los más delicados y dolorosos. Y es que familias que nunca antes habían cosumido ni el menor fármaco para aliviar el dolor de cabeza, ahora se ven necesitadas de los mismos, por una covid que daña, y cuyas secuelas suelen permanecer congeladas por largo tiempo.

Por tal motivo, usar “biombos” en una farmacia de Ciro Redondo, si bien puede que atente contra las mañas de acaparadores y oportunistas, muestra a unos decisores apáticos ante el mal que aqueja o la gravedad del mismo; y hace que la impacialidad se confunda con injusticia.

Esta “astuta” idea, fue denunciada hace poco más de un mes por el periodista avileño José Luis Martínez Alejo. En su comentario refleja la opinión de que el objetivo de la misma era evitar los contagios por Covid-19, válida si elimina las colas y las madrugadas en busca de un turno; pero totalmente fracasada si se piensa en la cantidad de manos que se introducen en un mismo soporte. Además: ¿debe depender un tratamiento de tener o no buena puntería?

 

Farmacia, consultorios y mensajeros, interrelación que no permite desvíos

En visita que realizara el viceprimer ministro de Cuba, Jorge Luis Tapia Fonseca, al más central de los territorios, abogó por la necesidad de establecer un sistema de mensajería que facilitara el traslado y la repartición del producto a cada hogar, y en este punto hay que enfatizar que no solo se refería a medicamentos.

Pero si de farmacias se trata en Ciro Redondo son visible los avances en pos de la equitatividad. “Entran muy pocos medicamentos, casi el 30% de la cobertura general de los dirigidos; pero intentamos que llegue un poquito a cada CDR”, expone Yadira Ayup Masa, administradora de la unidad Dos Palmas, ubicada en Pogolotti.

La joven me comenta que las jornadas de trabajo son intensas. Luego que contabilizan el total recibido, lo distribuyen en partes iguales entre los nueve consultorios médicos, y una vez realizada esta acción, lo reparten entre la catidad de mensajeros que abarcan el área de los mismos con el objetivo de grantizar que todos reciban lo mismo, compren de primeros o de últimos. “Cada módulo, por así decirlo, se coloca en cajas independientes, y a la hora de la venta se agiliza la jornada, que no deja de ser intensa”, enfatiza Ayup Masa.

Ahí es cuando hacen entrada los factores de la comunidad. Los presidentes de CDR tienen que ser capaces de elegir mensajeros competentes y responsables, que no saquen beneficio de lo que debe ser incondicional y humano.

Con solo 19 años, Leynet Dabriel Valdés se encuentra al frente de los mesajeros del CMF 14, ubicado en el Consejo Popular conocido como La Pedrera. Esta joven me comenta que el compromiso social es muy grande ya que deben ser capaces de conocer a los vecinos de la zona y sus enfermedades, priorizar los casos más endebles y llevar en control de los que no alcanzan en una repartición para priorizarlos en una segunda vuelta.

“Muchos compañeros no entienden que no se les puede dar el tratamiento completo, que hay que compartir y estirar lo poco de forma que llegue a la mayor cantidad de casas posibles. Yo sé que no es fácil y que genera preocupación; pero hay que mostrarles responsabilidad y confianza, y garantizarles un completamiento en la próxima compra”.

Por su parte Enma Rodríguez Pérez, mensajera de la circunscripción 5, elaboró una tabla en Excel en la que recoje el nombre y los apellidos de cada dueño de tarjetón, el medicamento indicado y las veces que alcanza y las que no. “Así intento ser lo más justa posible. Que no existan unos con mucho, y otros con poco, es mi principal objetivo”.

Además de los medicamentos dirigidos, a cada repartidor le facilitan una compra a parte y a través de recetas médicas para antibióticos y analgésicos. Para evitar el fraude, el acaparamiento y la mentira, los  médicos titulares de los Consultorios Médicos de la Familia deben actuar con fineza. Son los únicos que pueden ordenar el tratamiento, con su puño, letra, y cuño; y la ética con que están formados le deben hacer redactar el pedido a quien realmente lo necesita.

En intercambios realizados por el Grupo Temporal de trabajo con los galenos pineneses, se detectó como problemática que ellos no conocen el medicamento destinado a su consultorio; y si no tienen la relación se quedan sin una guía para priorizar a sus casos más extremos. Elemento aún sin resolver y que deja eslabones perdidos en una cadena que debe ser sólida.

Una práctica en busca de la perfección

Inicialmente, todo lo descrito no contaba con la organización actual: mensajeros con pocos tarjetones, zonas que no habían sido incluidas en la repartición y otros contratiempos existentes, plantearon el reto de buscar soluciones y perfeccionar el trabajo.

La promotora cultural Marta Iris César Veliz, responsable por el Gobierno de organizar el sistema de mensajería en la farmacia Dos Palmas, comenta que además establecieron un sistema de comunicación bastante consolidado, “en cada zona hay un jefe de mensajería responsable de informar y distribuir los horarios, todo esto con apoyo de los delegados y presidentes de CDR”.

Informa que aún aparecen personas alegando que no tienen mensajeros, o que los mismos no son confiables o serios en su labor, y se intentan buscar soluciones que no perjudiquen al pueblo: “recordemos siempre que se busca la permanencia en casa mientras el virus esté latente en el territorio, para evitar la proliferación del mismo”.

No obstante a las deficiencias aún existentes, en mayor grado por la falta de responsabilidad de algunos de los intermediarios, la ruta en camino al éxito está bien diseñada y establecida. Extenderla a las otras farmacias del mismo municipio, aún en proceso de organizarse mejor, y a todas las del territorio nacional, sería favorable para el bienestar y la salud adultos mayores y pueblo en general, necesitados de medicamentos que no debe depender de colas ni de rifas.

Tomado de Radio Surco. Por Adialim López Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *