Heberprot-P beneficia a pacientes diabéticos en Venezuela

El medicamento cubano Heberprot-P ha tenido un notable impacto en la reducción de amputaciones en Venezuela, entre los pacientes con úlcera del pie diabético.

Rafael Marcos Pimentel, coordinador del Programa del Buen vivir para el Diabético, precisó que desde el 18 de agosto de 2008 se han atendido en la nación sudamericana 253 mil 419 pacientes, de los cuales solo 227 requirieron cirugía radical, reporta Prensa Latina.

«La eficacia de más de 99 por ciento del uso del factor de crecimiento epidérmico humano recombinante en pacientes con respuesta satisfactoria al tratamiento, refleja el impacto positivo del proyecto», afirmó.

Yailín Ríos, especialista cubana en angiología y cirugía vascular, también destacó los beneficios proporcionados por el fármaco en consultas extendidas a lo largo de todo el país, donde más de la mitad de las personas que acudían a los centros asistenciales venezolanos con una úlcera de pie diabético terminaban con una amputación mayor.

Sin embargo, con el empleo del Heberprot-P, la necesidad de ese procedimiento invasivo disminuyó de forma exponencial.

Angiólogos y cirujanos vasculares cubanos  asumen la asesoría y capacitación de sus colegas venezolanos mediante la atención integral al paciente con este padecimiento. Además se desarrollan acciones de promoción para la salud y la detección precoz de la diabetes mellitus, teniendo en cuenta las complicaciones que se derivan de ella, añadió la especialista.

Organizado por el Ministerio de Salud de Venezuela, el programa del Buen Vivir para el Diabético procura el bienestar de los afectados con esa patología, con el soporte de la Misión Médica Cubana, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología y el Centro de Inmunoensayo, ambos de Cuba.

El Heberprot-P, fármaco elaborado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Cuba, contiene como ingrediente farmacéutico activo al factor de crecimiento epidérmico humano recombinante, un péptido de 53 aminoácidos que cuando se acopla a su receptor activa el metabolismo anabólico, promoviendo síntesis de aminoácidos y de proteínas, obteniendo como resultado la división celular.

Su éxito radica en que demuestra la posibilidad de una cura para la cicatrización de las heridas complejas, las úlceras isquémicas y las resultantes del pie diabético, lo cual incrementa la frecuencia de formación de granulación efectiva en las lesiones tratadas y por ende, reduce los riesgos de amputación.

De acuerdo con información publicada en Granma en 2018, al producto se le considera único y primero en su clase, se administra directamente en los tejidos ulcerados del diabético, generando una granulación acelerada de las lesiones. Sus principios básicos parten de investigaciones realizadas por el científico estadounidense Stanley Cohen en los años 60 a partir de observar la conducta en muchas especies de animales de lamer las heridas, aplicando abundante saliva en las aperturas del la piel, rasgo que también lo hacen los humanos, sobre todo cuando se lesionan los dedos ya sea por quemaduras o cortes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *