Íntimamente público

La distribución de las almohadillas sanitarias tiene un atraso de cinco meses en Ciego de Ávila. Ya levanta el 2021 y la necesidad de este producto aqueja a las avileñas; aunque no se suela hablar mucho de ello.

Trinidad Frixi tiene una hija encamada de 39 años de edad y desde julio del año pasado se le ha convertido en una verdadera pesadilla la búsqueda de almohadillas sanitarias.

“Paso mucho trabajo para obtener las íntimas. Figúrese usted, no hay medios adquisitivos para comprarlas en las tiendas de divisa y ahora que no hay, las he tenido que pagar a 25 pesos.

No es fácil, porque cuando vienes a ver eso es una cosa que se usa y se bota, y ese dinero me hace falta para poder comprarle alimentos. Pero bueno, hay que esperar a ver si el ciclo de venta en la farmacia se acorta un poquito más”. La voz de Trinidad era de resignación. Y eso me hizo pensar que, aunque cada mujer cuenta lo que vive, la historia de la ausencia de las almohadillas sanitarias es una sola. Una que padecen 157 mil 636 avileñas en edad fértil, y que generalmente queda silenciada ante la escasez de tantos otros productos, necesarios también, como los de aseo, los preservativos o los medicamentos.

No es un secreto: la crisis económica y el consecuente desabastecimiento, acentuado durante más de diez meses de pandemia, han afectado marcadamente la higiene íntima de las mujeres, y la Empresa Nacional de Materiales Higiénico-Sanitarios (Mathisa) —con fábricas en La Habana, Sancti Spíritus y Granma—no ha logrado que su producto llegue “a tiempo” a la red de farmacias de Ciego de Ávila.

Según Mireya González Zayas, directora de la UEB Mathisa de Sancti Spíritus, “a pesar de que en 2020 la fábrica no paró, de un plan de 14 millones de almohadillas solo se produjeron diez, esencialmente por falta de materia prima; pues de los diez materiales básicos que se necesitan para elaborar la denominada íntima, ocho son importados.

De esta manera, Mathisa no pudo cumplir con la orientación de comercializar ocho vueltas a la provincia avileña, y solo repartió siete. Lo cual se traduce en que las mujeres del territorio, que deberían acceder a un paquete de íntimas de diez almohadillas cada 28 días, dejaron de adquirir cinco vueltas de las doce que les correspondían.

Así lo explica Yenia Alcalá García, Jefa del Departamento Técnico-Comercial de Farmacia y Óptica: “Las almohadillas sanitarias se distribuyeron en toda la provincia por igual durante el año 2020. Se distribuyeron siete vueltas correspondientes a los meses enero, febrero, abril, junio, julio, octubre y noviembre”. Reinaldo Piñeiro Díaz, Director de la UEB Comercializadora Mayorista de Medicamentos (Emcomed) ofrece otros datos.

“El plan para el 2020 era de 1.8 millones de paquetes de almohadillas de acuerdo al censo de la Empresa Provincial de Farmacia y Óptica. Conforme a la disponibilidad del país el plan aprobado fue de 1.3 millones de bolsas. Ello representó un 70% de las necesidades reales de las avileñas. Y también representó a nivel mensual que de los más de 157 mil paquetes que se debían distribuir, solo se repartieran 110 mil. Lo cual provocó que solo se pudieran comercializar siete vueltas.

“Nosotros debemos resaltar que cumplimos con el ciclo de acuerdo al pedido que hizo la Empresa de Farmacia y Óptica y que hasta el momento no hemos dejado de suministrar en consonancia con los arribos de almohadillas a nuestra provincia”.

Ante la pregunta de si se iban a recuperar las vueltas que faltan Piñeiro Díaz fue categórico: “Nosotros recibimos de Mathisa un 60% del envío. Ese fue el porciento de las necesidades que pudimos satisfacer.Ya esas almohadillas que se quedaron sin dar no se van a reponer”.

Pero ese 40% de necesidades que se quedaron sin satisfacer no es una estadística fría. Detrás hay paños, retazos de sábanas, gasas, algodones… que tuvieron que sustituir las almohadillas. Detrás hay oportunismo con la elevación de precios de esas mismas íntimas que están en falta y que “milagrosamente” aparecen en la calle.

Puede interesarle: ¿Las almohadillas sanitarias se fueron a bolina?

Las íntimas son insumos subsidiados que pueden adquirirse en las farmacias al precio de 1.20 pesos cubanos. Su venta, es una solución parcial a una necesidad higiénica que no entiende de atrasos productivos, ausencia de materias primas o maquinarias obsoletas.

Estas fueron las declaraciones de Sandra Chirino Iglesias, administradora de la unidad 0808634, Bembeta y Yamerkys Mantilla Vidal, directora técnica de la farmacia 0808630 de la calle B: “No es común este atraso con la venta de íntimas. En otros años se han dejado de dar una o dos vueltas; pero no cinco”. “Hay preocupaciones con respecto a las vueltas pendientes; pero ese no es un problema de nuestra unidad, sino de la comercializadora Emcomed, que a su vez depende de Mathisa”.

Ellas saben de las penurias que han tenido que pasar las avileñas en el último año. Pero quienes tienen que “dar la cara,” como aquel que dice, son las dependientas, muy identificadas con este tema, porque también son mujeres. Así lo expresa Carmen Luisa Moreno Benítez, dependienta de la farmacia de Calle B: “Se les ha explicado que estamos esperando un próximo envío; pero que no sabemos si son a partir de este año o las anteriores que nos deben. A veces salen satisfechos y a veces no, porque realmente sí hay problemas con la entrada de íntimas”.

Diez almohadillas sanitarias son insuficientes para un ciclo menstrual que generalmente dura siete días. Mucho menos si se siguen al pie de la letra las recomendaciones médicas de cambiarla cada cuatro horas. Pero adquirir ese paquete suponía un ahorro a la hora de adquirirlas en las tiendas recaudadoras de divisa cuando había. Ahora, cuando la escasez aumenta, se torna imperioso conseguir esa bolsa de almohadillas, pues no es un producto del que las mujeres puedan prescindir o por el cual puedan esperar indefinidamente.

 

2 comentarios sobre “Íntimamente público

  • el 15 febrero, 2021 a las 9:13 pm
    Permalink

    Los invitos a que visiten los almacenes de EMCOMED porque alli esta lleno el almacen de almohadillas sanitarias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *