La meteorología: ciencia para pronosticar y evaluar.

El 23 de marzo de 1950 se creó la Organización Mundial de la Meteorología, desde entonces esta jornada es tomada como fecha para celebrar el día de esa ciencia. A sus profesionales le debemos tanto el pronóstico de las variables meteorológicas como el conocimiento del comportamiento del clima para contribuir a su cuidado y evitar su contaminación.

Hace cientos de años los cambios climatológicos eran interpretados por nuestros ancestros como respuestas de los dioses a las acciones terrenales. En su momento, los hombres les temieron a los eclipses, alabaron la lluvia y reverenciaron al sol.

Con el paso de los siglos, y el avance de las ciencias, no solo se conoció el origen de las variables atmosféricas, sino que pudieron también predecirse.

La rama encargada de ello es la meteorología, sus profesionales tienen la responsabilidad hoy de alertarnos sobre aumentos y descensos en las temperaturas, la proximidad de huracanes y una lista interminable de sucesos.
Pero, ¿cómo se realizan esos pronósticos?

Orlando Córdova, meteorólogo del Centro de Meteorología Provincial, comentó a Televisión Avileña que “el primer elemento es las observaciones de las estaciones meteorológicas, en nuestra provincia tenemos cuatro de ellas. Esas estaciones miden las variables metodológicas, teniendo en cuenta eso se envía la información para el Centro Provincial, para el Instituto de Meteorología en La Habana y este último lo transmite al mundo.”

Para hacer un mapa del tiempo es necesario que en todos los países del mundo se tomen las mediciones de las variables a la misma hora. Las imágenes del satélite son el otro elemento fundamental, que junto a los modelos de pronósticos completan los requisitos indispensables para concretar un pronóstico.”

Aunque el empleo más conocido de esta ciencia son los partes divulgados en medios de prensa, la meteorología tiene múltiples utilidades en diferentes esferas de la sociedad:

“Existe el grupo de atención a la red de estaciones meteorológicas, el grupo de meteorologías aplicadas donde se trata el servicio de nuestra ciencia a la agricultura, el departamento de física de la atmósfera, se suman los profesionales que atienden el clima, que no es lo mismo que el tiempo, y finalmente se ubican quienes estudian los contaminantes que existen en la atmósfera.”, agregó Córdova.

El día mundial de la meteorología quedó establecido el 23 de marzo, para reconocer a los hombres y mujeres que prestigian esta ciencia vital para el desarrollo humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *