Polymita picta cubana entre los moluscos más admirados del mundo

La Polymita picta cubana, reconocida como la más bella del mundo, alcanzó esta semana el segundo lugar en la lista por el título de Molusco del año 2021 en la votación pública organizada por el Centro LOEWE de Genómica Traslacional de la Biodiversidad (LOEWE-Center TBG) y Unitas Malacologica (sociedad internacional de malacólogos) que buscó elegir a los moluscos más populares entre los 120 nominados por investigadores internacionales y otros interesados.

Durante dos semanas el sitio web https://tbg.senckenberg.de/mollusc/ recibió votos para elegir un ganador entre los moluscos, y el primer premio lo ha llevado el Gran Argonauta (Argonauta argo).

Según esa plataforma digital, se emitieron unos 21 mil 927 votos de más de 126 países, de los cuales el vencedor obtuvo el 36 por ciento y la Polymita reunió seis mil 377.

Les siguieron la almeja de las cavernas (Congeria kusceri), el quitón de piel de serpiente (Sypharochiton pelliserpentis) y el calamar cuerno de carnero (Spirula spirula).

 

En la página del concurso se describe a la Polymita como un caracol único, pero en peligro de extinción, famoso por sus vibrantes colores de concha y su enigmático dardo amoroso, un dispositivo para apuñalar a los compañeros de apareamiento.

 

El LOEWE-Center TBG tiene como objetivo combinar el estudio fundamental sobre los genomas de una amplia diversidad de organismos con el desarrollo de servicios y productos aplicables, con vistas a que la diversidad genómica sea accesible y utilizable como el nivel de referencia de la biodiversidad para la investigación básica y aplicada.

Por qué es tan popular y perseguida la Polymita picta cubana

Los moluscos del género Polymita son los caracoles considerados los más bellos del mundo por su gran variedad de colores. En Cuba, se localizan en las regiones más boscosas del oriente cubano, especialmente en los municipios de Baracoa y Maisí de la provincia de Guantánamo, aunque también pueden hallarse en zonas colindantes del propio territorio y del vecino Holguín.

Los naturalistas reconocen la presencia de seis especies de polimitas, entre las cuales, la Polymita picta, la de coloraciones más vivas, está considerada el Caracol Nacional de Cuba.

Según explica, David Maceira, en un artículo publicado en el libro Cuba de Eladio Fernández, que resulta un encuentro fotográfico con la naturaleza de la isla, las hermosas conchas de estos singulares moluscos, adquirieron su diversidad de colores mientras se adaptaban a la vegetación de distintos tamaños: flores, hojas y frutos y gran epifitismo (plantas que crecen sobre otras). De ahí sus vibrantes colores, que la vuelven a la vez amada y perseguida.

Un reciente monitoreo realizado por científicos cubanos reporta el peligro de extinción de la Polymita sulphurosa, al contabilizar los pocos ejemplares de esa especie que quedan en la región montañosa de Sagua de Tánamo y Moa, en Holguín. La marcada microlocalización de la también llamada polimita color azufre y su relativa baja capacidad de dispersión determinan, entre otros factores, que sus poblaciones se hayan reducido considerablemente en los últimos años, según expertos de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y El Hombre.

La recolección ilegal de sus conchas para traficar con ellas o fabricar objetos artesanales es uno de los factores que más ha incidido en la disminución de las poblaciones de polimitas. Cuba aplica desde hace años un programa de manejo para el mantenimiento de la especie, en el marco legal de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Flora y Fauna Silvestre (CITES). Asimismo, se prohíbe y sanciona la compraventa de cualquier artículo realizado con partes de este caracol o sus ejemplares vivos, cuestión que deben conocer todos los visitantes.

A este factor de riesgo se suma la pérdida o transformación del hábitat natural, la introducción de plantas y animales exóticos que compiten por su entorno, y en los últimos tiempos el cambio climático, causante de la reducción de las lluvias y el aumento de las temperaturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *