Soberbio, sin contemplaciones, con lanzamiento que llegaron a las 83 millas, el supersónico del softbol cubano, Alain Román, dominó a la recia tanda indómita y Los Halcones de Ciego de Ávila vencieron por nocaut, siete carreras a cero, a Santiago de Cuba, y obtuvieron la décima corona en torneos nacionales de softbol, primera categoría.

 

El lanzatorpedo avileño, de origen guantanamero, transitó los cinco innings sin contratiempo, con solo dos hits permitidos, mientras su equipo desató una ofensiva de ocho inatrapables y jugó sin errores a la defensa. Santiago de Cuba cometió dos. La derrota fue a la cuenta del espigado derecho Manuel Espino.

 

Minutos antes, en el mejor juego de los celebrados en la escuela provincial de softbol avileña, Villa Clara se llevó la medalla de bronce ante Holguín, tres anotaciones a dos. Los villaclareños conectaron ocho hits por seis sus rivales y cometieron un error, por dos los holguineros. El lanzador Ordanis Díaz por la puerta ancha y Rafel Guerra por la estrecha.

 

El líder de los bateadores lo obtuvo Andrés Reina (SCU); en carreras impulsadas, Yurisánder Ramos (CAV); en jonnrones, Yasmany Álvarez (HAB). Eduardo González (CAV) resultó el líder en juegos ganados y Alain Román acaparó los casilleros de ponches y Promedio de Carreras Limpias. Norge Pérez obtuvo la placa de mejor árbitro.

Ortelio González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.